09 septiembre 2012

Lula Mae is in love with... Theo Gennitsakis


Dadá es la Gioconda ridiculizada con un bigote; Dadá es un urinario en un museo; Dadá es un maniquí colgado de un techo; Dadá es el arte como revolución; Dadá es un eslógan provocador en el que el arte, la burguesía o la política son sus dianas; Dadá es Nueva York primero y París después; Dadá es Duchamp, Man Ray, Otto Dix y Tristán Tzara; Dadá es montaje, construcción, collage, tipografía y composición; Dadá es Retrato de un imbécil un espejo dentro de un marco; Dadá es revolución y Dadá es la antesala de la sociedad de hoy en día. 
Arte, política, sociedad o economía están bajo el influjo del dadaísmo, nada tiene (aparentemente) sentido casi cien años después del manifiesto dadaísta de Tristán Tzara.


Dadá es la inspiración (voluntaria o no) de Theo Gennitsakis, un griego afincado en París para quien el uso del color, de la composición y de la tipografía son el eje central de todos sus trabajos. 

Dadaísmo en estado puro pasado por el filtro de la tecnología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada