26 julio 2009

Fashion Cinema



El cine es un importante instrumento de comunicación siempre a la vanguardia de las tendencias.
A través del vestuario de las películas, que en muchas ocasiones está creado por los propios diseñadores e inspirado en las pasarelas y en la calle, contribuye a lanzar modas o promover las ya establecidas.

En 1966 Michelangelo Antonioni dirige Blow up, la inquietante historia de un fotógrafo de moda (David Bailey en realidad) con el Swinging London de telón de fondo.
Estilismos irresistibles, e inolvidables los vestidos baby doll y los zapatos de Roger Vivier.





En 1971 Stanley Kubrick dirige La naranja mecánica y convierte las Dr. Martins, los tirantes, el sombrero bombín, la raya negra en los ojos y el blanco impoluto en la estética punk de la década que ha prevalecido a través del tiempo.



En 1977 Woody Allen dirige Annie Hall y convierte a Diane Keaton en el prototipo de mujer desenfadada y progresista que viste con sastres impecables, corbatas y chalecos creando así una tendencia ambigua que ha sido su seña de identidad.



La década de 1980 se resume de la mano de Giorgio Armani y sus trajes austeros de corte perfecto que luce Richard Gere en American Gigoló.



El minimalismo inunda la década de 1990 y queda plasmado en Pulp Fiction de la mano de Mia Wallace o como lucir una camisa blanca con una elegancia perfecta e impecable.



En la década del 2000 Sexo en Nueva York y los estilismos imposibles y a veces absurdos pero que funcionan de Patricia Field, son el referente de una época.

4 comentarios:

  1. Excelente raconto, Lula!!! Desde Sex & The City muchas series y películas suscriben a ese tipo de estilismo, y si vemos lo que nos llega desde las capitales de la moda, parece que la cosa va para ese lado. A mí me gusta ver cómo la gente reinterpreta las tendencias que el meanstream propone, a vos?

    ResponderEliminar
  2. indudablemente el cine marca moda ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias matichica. A mi también, creo que la gente en la calle interpreta las tendencias, en ocasiones, mucho mejor que los porpios diseñadores en la pasarela.
    ¿Qué fue primero, el streetstyle o la pasarela?.

    Y tanto que sí, no hay como revisar clásicos para darnos cuenta que "todo" ya está inventado.

    Un saludo

    ResponderEliminar