13 noviembre 2011

Sobre moda, vanidad y una exposición en Viena

(Gjon Mili, T. Norell, Spring Fashions, Mushroom pleats © Gjon Mili / Getty Images)

Siempre he considerado la indumentaria como una forma de cultura que refleja los cambios, ya sean políticos, económicos, sociales u artísticos, que se producen en la sociedad en un momento determinado.

Por otro lado, siempre he considerado también la fotografía de moda como una manifestación artística, y no solo como un simple vehículo publicitario de la indumentaria. Sin obviar la pintura, es el medio que más se emplea para analizar y documentar estos cambios, así como para situarlos en una década o época determinada.


(F.C. Gundlach, „Pop Art-Fashion“, Grace Coddington. Minikleid von Daniel Hechter, Hamburg 1967, in: Brigitte 18/1967, © F.C. Gundlach)

Si durante la primera mitad del siglo XX, el glamour, la feminidad y la elegancia, fueron el centro de atención de la fotografía de moda, no fue hasta la década de 1960 con la llegada de Helmut Newton, Guy Bourdin e Yves Saint-Laurent que la moda miró y salió a la calle, y consiguió así, que la indumentaria se convirtiera en una manifestación artística que necesitaba se comunicada como tal.


(David LaChapelle, My House, Alek Wek, New York, 1997 © David LaChapelle / Art & Commerce)

En este sentido, la fotografía de moda se volvió más conceptual, ya no solo mostraba las prendas, sino que narraba una historia.

La exposición que se puede visitar hasta el próximo 12 de febrero de 2012 en el Kunsthalle de Viena lleva por título Vanity y gracias a las fotografías de Newton, Beaton, Avedon, Bourdin, Sara Moon, Lillian Bassman, William Klein, Irving Penn o Hoyningen-Huene, podemos analizar los cambios que se han producido en la comunicación de moda desde la década de 1920 hasta el presente.


(F.C. Gundlach, Brigitte Bauer, Op Art-Badeanzug von Sinz, Vouliagmeni/Griechenland 1966, © F.C. Gundlach)

(Photos courtesy Kunsthalle)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada