16 mayo 2012

Posmodernismo, ser o no ser.


Se considera el nacimiento oficial del Posmodernismo (no confundir con posmodernista) en 1979 cuando Jean-François Lyotard publica su obra La condición posmoderna, aunque desde los inicios de los '70 se observan en la sociedad reacciones provocadas por la crisis socio-económica y cultural que asoló el mundo y Europa durante dicha la década. 
El Posmodernismo era sinónimo de libertad, sus máximas eran hago lo que quiero y el todo vale; iba en contra del consumismo (consumismo que, paradójicamente, causó su fin en la década siguiente) y del Modernismo (no confundir con modernista) que dictaba cómo se tenía que vivir, ya que establecía un control cultural que abarcaba desde el pensamiento hasta la indumentaria. 
Se inició de la mano de la arquitectura, con el rebelde Ettore Sottsass, quien desobedeció a Mies Van Der Rohe y Le Corbusier, y no tiene un estilo definido, de ahí que la ciudad de Las Vegas sea el arquetipo de ciudad posmoderna.



Marcaron un punto de ruptura, entre otros, el músico David Byrne, el desconstructivista Derrida, el cineasta Ridley Scott con Blade Runner (1982), la revista The Face (1980) cuando fusionó música y moda, la fotógrafo Cindy Sherman, Robert Longo y sus Men in the cities (1981), Grace Jones (foto que abre el post) y el vestido Maternity Dress (1979) diseñado por Jean-Paul Goude y Antonio López, Nick Knight cuando fotografió The Art Issue para I-D (1985) y el escritor Gilles Lipovesky, quien paradójicamente firmaría el final del posmodernismo cuando publicó El imperio de lo efímero en 1989. 
Siempre me he considerado muy afin a la cultura, corriente estética y pensamiento posmoderno y más, desde que vivo en la ciudad española posmoderna por excelencia, Barcelona (no confundir con modernista cuando se habla de la Barcelona modernista en clara referencia al estilo arquitectónico por el que es famosa) y desde que en este país tenemos un gobierno que nos está robando el Estado del Bienestar con la excusa de una crisis económica provocada por su sucesor de partido.


(Obra de Robert Longo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada