29 diciembre 2012

Sociología de las tendencias (I)

 

Kant en su teoría sobre el juicio del gusto postula la idea de un gusto subjetivo y un gusto universal y necesario, si tenemos en cuenta esta teoría, las tendencias nacen de la confluencia de ambos. El gusto subjetivo, que afecta al hombre como individuo aislado y cuya explicación viene sujeta a la satisfacción personal que le produce elegir un objeto, una ideología o una tendencia frente a otros objetos, ideologías o tendencias y el gusto universal, en este caso, que afecta a las decisiones que toma el hombre en cuanto que trata de ser aceptado por sus semejantes. 
Para Kant el gusto es la facultad que tiene el hombre para juzgar, de un modo totalmente desinteresado, la satisfacción o desagrado que le producen un objeto o modo de representación. Los hombres siempre establecen su decisión en base a dos opuestos: lo bello frente lo feo, lo distinguido frente a lo vulgar, etc.

 

Bello es el objeto de la nuestra satisfacción y nos place de forma universal. Si esto lo extrapolamos al análisis de las tendencias, bello sería aquella tendencia que place de forma universal y que por lo tanto es aceptada y diseminada por los individuos. Los cuales, aún siendo animales miméticos que tienden a la homogeneidad en su comportamiento, eligen libremente, en la mayoría de los casos, como vivir su vida, elección que va asociada a objetos variados e ideologías. Este poder de elección, junto con la satisfacción que nos produce lo bello, da lugar al nacimiento y posterior propagación de las tendencias. De modo que para analizar y comprender las tendencias, e intentar anticiparse significa comprender los mecanismos de la imitación, por un lado, y los gustos de la población, por otro.
El nacimiento y posterior desarrollo de la Web 2.0 trae consigo la aparición del blogger, del egoblogger, o de la trendsetter y así un largo etcétera asociado con el análisis y la difusión de tendencias, pero estos personajes nacidos al amparo del desarrollo de Internet, realmente cuando hablan o escriben sobre tendencias, ¿hacen un correcto empleo del vocablo «tendencia»? En mi opinión no siempre, pues hablan de «tendencias» cuando quieren decir «modas», en su mayoría pasajeras, esto es, confunden hypes con tendencias.


(Photos taken by me) (Continuará...) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada