27 junio 2010

Paco Rabanne o el arte de la metalurgia



La década de 1960 es una década en la que los jóvenes se rebelan en contra de sus padres y desarrollan una marcada actitud política como consecuencia de los complicados conflictos internacionales que se suceden y que influyen con profundidad en toda la estética que envuelve la década.

Las nuevas prendas tenían que ser anti-convencionales, ingeniosas e irreverentes. Entre todos los diseñadores que surgen en esta década Paco Rabanne (España, 1934) supo aunar a la perfección dichas características.



Estudió Arquitectura, y antes de abrir en 1967 su casa de alta costura en París, trabajó como diseñador de accesorios para Courrèges, Cardin, Nina Ricci, Dior, Balenciaga y Givenchy y como diseñador de calzado para Charles Jourdan.

Plástico, metal, papel con hilos de fibra de nylon®, cota de malla, fibra óptica o cuero fluorescente, son algunos de los materiales “ajenos” hasta entonces a la moda con los que Paco Rabanne construyó sus mejores piezas.





Son prendas de líneas geométricas muy depuradas imposibles de llevar, pero que son auténticas obras de arte, como lo confirma el hecho que muchas de ellas hayan sido adquiridas por museos, entre ellos el MoMA de Nueva York.

Es además el responsable del vestuario de algunas de las películas mas rompedoras de la década de 1960 como Barbarella de Roger Vadim y Two for the road de Stanley Donen.



Es un inconformista e innovador que ha impactado con sus creaciones y cuya audacia a la hora de crear sus prendas ha sido, es y será, un referente en el mundo de la moda.

Algunas de sus mejores creaciones las podéis ver en este enlace de su página web o, si os podéis desplazar hasta Portugal, en la exposición Paco Rabanne, designer and rebel, hasta el 4 de julio de 2010 en el Estoril Fashionart Festival.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada